X
!

Todos los viernes permanecerá abierta la Capilla de 19:00 a 21:30 horas. El rezo del Santo Rosario se realizará a las 20:15 horas. Te esperamos.

“Lumen Fidei”, la primera encíclica del Papa Francisco.

Home  /  Actualidad  /  Current Page

“Lumen fidei” – La luz de la fe (LF) es la primera encíclica firmada por el Papa Francisco. Dividida en cuatro capítulos, una introducción y una conclusión, la Carta – explica el Papa – se suma a las encíclicas del Papa Benedicto XVI sobre la caridad y la esperanza y asume el “valioso trabajo” realizado por el Papa emérito, que ya había “prácticamente completado” la encíclica sobre la fe. A este “primera redacción” el Santo Padre Francisco agrega ahora “algunas aportaciones”.LumenFidei

La necesidad de recuperar la luz de la fe para iluminar la existencia. Quien cree, ve, asegura el papa. El año de la fe coincide con el 50 aniversario del concilio Vaticano II lo que, demuestra a juicio del pontifice, que aquel fue un concilio de la fe. La fe es un don gratuito de Dios que exige la humildad y el valor de fiarse y confiarse.

El documento se centra después en la figura de Jesús, el mediador que nos abre a una verdad más grande que nosotros. Pero sin el Espíritu Santo será imposible confesar al Señor.

La fe no es algo privado e individualista, sino que nace de la escucha y esta destinada a convertirse en anuncio.

Debe estar ligada a la verdad y al amor. La fe sin verdad no se salva. Se queda en mera fábula. La verdad no es intransigente. No se impone. El creyente no es arrogante. Por eso se abre al encuentro interreligioso, a la ciencia y a los os creyentes. La teología es imposible sin la fe.

El tercer capítulo destacada importancia de la evangelización, el vínculo entre la fe y la memoria. El papa señala que quien cree nunca esta solo y que la unidad de la fe es la unidad de la iglesia.

La fe nacida del amor de Dios se pone al servicio de la justicia, el derecho y La Paz. No es ajena al compromiso del hombre contemporáneo ni tampoco le aleja del mundo. La fe es un bien para todos, un bien común y ayuda a nuestras sociedades a avanzar con esperanza.

Se centra también en el valor de la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer. La fe nos ayuda, así mismo, a respetar la naturaleza, buscar modelos de desarrollo que no persigan sólo la utilidad, sino que conciban la creación como un don.

Si hiciéramos desaparecer la fe en Dios, se debilitaría la confianza en nosotros y quedaríamos unidos por el miedo. No debemos avergonzarnos de la fe porque ella ilumina la vida social. La fe convierte el sufrimiento en un acto de amor. El papa hace un llamamiento a que no os dejemos robar la esperanza.

 

Descarga aquí el texto completo de la encíclica

 


Colaboradores