X
!

Todos los viernes permanecerá abierta la Capilla de 19:00 a 21:30 horas. El rezo del Santo Rosario se realizará a las 20:15 horas. Te esperamos.

Siglo XIX. El Consejo de Castilla. Renovación de las Reglas

Home  /  Historia  /  Siglo XIX. El Consejo de Castilla. Renovación de las Reglas

1.808, 22 de febrero.

El Real Consejo dicta un Auto en el que condicionaba la aprobación de las Reglas a la fusión de nuestra Hermandad con la Sacramental de Ánimas que se encontraba en el mismo convento, confirmándose la unión el 7 de mayo de 1.808, y firmada en Madrid por los Señores de la Justicia en estos términos:

 “Que se aprueba dichas Reglas y unión de la Archicofradía del Santísimo Cristo de la Veracruz, establecida en la iglesia del Convento de S. Francisco de la Villa de Marchena, a la Cofradía de Animas de la misma Iglesia, bajo cuyo concepto y entendiéndose una sola cofradía con el título de Animas y del Stmo. Cristo de la Veracruz y con la calidad de quedar sujeta a la Real Jurisdicción Ordinaria en todos sus asuntos sin subordinación ni sujeción alguna a la Eclesiástica, más en lo puramente espiritual y de Santa Visita”.

Esta aprobación le fue confirmada a la Hermandad por Real Cédula fechada en Madrid el 17 de diciembre de 1814 y se reciben en el cabildo del 3 de julio de 1817

 

1.835.

La comunidad franciscana, tras el estado en el que había quedado el convento desde la ocupación francesa, lo abandona. ¡Trescientos años de convivencia…! ¡Ciento cuatro años después del famoso pleito de la puerta…!

 

1.876.

En el Cabildo celebrado el 12 de marzo, se aprueba un cambio de recorrido hacia el barrio de San Miguel. Parece ser que ya, antes, se procesionaba por este barrio. Ante la falta de acuerdo por parte de los asistentes sobre por qué calles habrían de pasar, fue el Señor Rector el que las designó, aprobándose: San Francisco, Alcaudete, San Juan, Arco de la Rosa, Plaza Alvarado, Estudio, San Agustín, Sevilla, Santa Clara, Orgaz, San Sebastián y San Francisco.

Por estos mismos años, el Señor estrenó rica corona de espinas y potencias de plata sobredorada, y al final del siglo, paso con respiraderos.

 

Seguir leyendo…


Colaboradores